Doctrinas esenciales y complementarias

Todas las doctrinas de la Biblia son importantes y ninguna debería ser considerada de menor valor. Sin embargo, en ciertas ocasiones es necesario hacer una separación entre las doctrinas esenciales y otras que son complementarias. ¿Cómo saber si puedo considerar a alguien como mi hermano en la fe? ¿Cómo saber si puedo tener comunión con cierto individuo? ¿Cómo saber si debo ayudar a alguien edificándole o bien debo testificarle para que comprenda el evangelio?

Para todas estas cosas se hace necesario conocer qué doctrinas son fundamentales, esenciales o primarias para la fe y salvación y cuáles son secundarias, complementarias o accesorias. El Dr. Albert Mohler hace la división llamándolas doctrinas de primer orden y de segundo orden y hasta de tercer orden, lo cual también considero apropiado siempre que entendamos que con estos argumentos no estamos menospreciando ciertas doctrinas sino destacando la importancia de otras en relación a la salvación, lo que separa naturalmente a creyentes de incrédulos.

Estamos de acuerdo en que no llamaríamos a alguien hereje o inconverso porque no comparte nuestra posición respecto al uso de instrumentos musicales en alabanza de la iglesia; o si es apropiado practicar o no el ayuno en el presente; o qué posturas físicas son apropiadas para orar. Seguramente sabemos que aunque una persona tenga diferencias de opinión en esos aspectos, no corresponde juzgarlo como incrédulo por esos temas menores. Pero ¿qué pasa cuando los temas son más profundos y determinantes en las Escrituras? ¿Recibiríamos en nuestra casa como hermano a alguien que no cree que Jesús fue hombre? ¿Podríamos tener comunión con alguien que piensa que la salvación es por fe y buenas obras a la vez? ¿Confiaríamos en la salvación de quien no cree en la trinidad?

Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras. 1 Juan 1:9-11

Es importante entonces, hacer esta diferenciación en dos grupos de doctrina, pues si una persona está equivocada en cuanto a alguna de las doctrinas esenciales o fundamentales, la comprensión del evangelio que ésta persona tiene se verá afectada y es muy probable que necesite oír el evangelio correctamente para que pueda venir a Cristo por la fe. Es decir, seguramente estamos tratando con un inconverso y por ello debemos anunciarle la Palabra con claridad. Por otro lado, si se trata verdaderamente de un hermano es de esperarse que responda al estímulo y la exhortación para edificación de su propia alma.

Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Judas 1:3

En la lista de doctrinas esenciales cito:

  • La Biblia es la Palabra de Dios
  • La creación
  • El pecado original
  • La trinidad
  • El monoteísmo
  • La humanidad y deidad de Cristo
  • El sacrificio vicario de Cristo, su muerte y resurrección corporal
  • La justificación por medio de la fe
  • La salvación por gracia
  • El retorno físico de Jesucristo
  • Resurrección corporal de creyentes e inconversos
  • Salvación de los creyentes y Condenación de los incrédulos

Difícilmente un verdadero hermano en la fe niegue estas doctrinas. Quizás un nuevo creyente tenga dificultades para entenderlas o no conozca cuán amplias son pero ningún verdadero hijo de Dios rechazará estas verdades elementales para la fe. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles… Hechos 2:42.

Entre las doctrinas secundarias o complementarias están:

  • Modo de bautismo
  • Cómo celebrar la cena del Señor
  • Los dones espirituales
  • Organización eclesiástica
  • Formas de alabanza
  • Escatología (podría considerarse de tercer orden)

Cabe considerar, que no saber discernir entre estos grupos de doctrinas lleva a varios errores. Por un lado, encontramos a los predicadores liberales modernos que se niegan admitir que hay doctrinas que deben ser consideradas esenciales y quitan de la mesa el tema doctrinal; tratan todo como de segundo o tercer orden de importancia y caen en ambigüedades doctrinales que no parecen molestarles. Para ellos, cualquier forma de interpretar o entender las escrituras es aceptable y no toleran críticas basadas en la verdad absoluta. Así pueden considerar hermano a alguien que rechaza las doctrinas primarias del cristianismo histórico. Por otro lado, los fundamentalistas caen en el error contrario; tratan todas las doctrinas como fundamentales y ante cualquier asunto secundario marcan una separación exagerada, injusta y dañina. Para ellos, todo lo que no concuerda con su doctrina es de menosprecio si quiera sin considerar que hay ciertas doctrinas que pueden unirnos a otros en la fe, negándose así al trato ante la mas mínima diferencia.

Todo verdadero cristiano debe creer y defender las doctrinas esenciales, anunciando así el evangelio de Jesucristo sin que este sea distorsionado o modificado. En cuestiones secundarias debe también procurarse la edificación de la manera que la misma Biblia nos manda. En síntesis: decir la verdad en amor.

Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Tito 2:1

Nota: Para leer el artículo de Albert Mohler (en inglés) – haga click aquí

…………………….

© Por Adrián Passarelli. Verdadenamor  Este material es de libre reproducción y distribución, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta aquí.

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Doctrina, Iglesia, Teología

14 Respuestas a “Doctrinas esenciales y complementarias

  1. Adrián,

    Excelente artículo. Te pongo a pensar un ratico: John Stott no creía en el destino eterno de los incredulos en el infierno, sino que argumentó a favor del aniquilacionismo. Qué diremos a esto?

    Me gusta

    • Buen punto Eduardo. Es verdad que hay algunos creyentes que creen en el infierno en un sentido figurado y defienden la aniquilación de las almas incrédulas. Me quedan duas como esta doctrina pudiera afectar la integridad del evangelio. Aún así, ellos No niegan que hay un castigo para los incrédulos y una salvación para los creyentes. Teniendo en cuenta esto, deberíamos expresar entonces como doctrina esencial creer que hay Salvación (para creyentes) y una Condenación (para incrédulos) y dejar como doctrina secundaria la descripción de esa condenación. Gracias por tu aporte!

      Me gusta

  2. Franklin Rojas

    Excelente articulo, pero tengo una pregunta, mencionas que la escatologia puede ser catalogada como de tercer orden, pero si observamos un poco el hiperpreterismo esta se puede considerar como heterodoxa (me refiero a aquella que dice que toda la profecía bíblica esta cumplida), y podríamos decir que este error fue el de Himeneo y Fileto diciendo que la resurrección ya se efectuó( 2Ti 2:17-18), ¿Que podríamos decir de esta enseñanza?

    Me gusta

    • Muy interesante tu pregunta Franklin. La categorización de las doctrinas es en base a la influencia que cada una de estas ocasionan al evangelio. Las fundamentales tienen una influencia directa, las secundarias o terciarias también pueden tenerlo pero depende más de ciertas descripciones. Ejemplo un arminiano afirmará las fundamentales pero diferenciará en las secundarias respecto a la posición reformada en la comprensión de la soberanía de Dios o del albedrío humano. En el caso de la escatología también puede llegar a afectar el evangelio pero esto sucede prácticamente en una excepción como la que tu mencionas que es la posición hiperpreterista o los preteristas totales. Esto es hasta difícil considerar como escatología ya que dice que todo se ha cumplido en el pasado entonces no hay ninguna profecía que espera cumplimiento futuro. Más allá de que tienen serios problemas de interpretación con muchos textos bíblicos el problema principal es que tienen que darle un sentido figurado a la resurrección para decir que ya ocurrió, como el caso de Himeneo y Fileto. Al distorsionar la idea de resurrección de los creyentes, la Fe entera es atacada, pues Pablo habla de la resurrección en 1 Corintios 15 indicando que si Cristo no resucitó, no resucitaremos nosotros y vana es la fe. Aunque los himeneanos no nieguen los hechos propiamente dichos, si los niegan en el sentido literal de lo que significa la resurrección corporal de Cristo y la futura de todos los muertos. Aunque el hiperpreterismo no es una corriente homogénea y tiene varias aristas en su posición, la iglesia debe tener cuidado de identificar estas doctrinas como heréticas y rechazarlas ampliamente ya que Pablo dejé expresamente la advertencia que esa herejía comería como cangrena. Quizás Himeneo y Fileto empezaron con ideas preteristas que no tocaban las doctrinas fundamentales sino que podían ser vistas como secundarias pero finalmente se desviaron de la verdad llegando al punto de negar doctrina fundamental como que la resurrección se había efectuado, obviamente tenían que darle a la resurrección un sentido espiritualizado o figurado pues ellos veían en sus propios cuerpos que no habían sido glorificados ni transformados. Para leer un poco más sobre el tema te dejo un link de un Pastor reformado que escribe sobre esto: http://www.vidaeterna.org/esp/profecia/pret_west.htm El Señor te bendiga y gracias por tu comentario ya que me sirvió para agregar a la doctrina fundamental de la resurrección de Cristo la palabra “carporal”.

      Me gusta

      • Franklin

        Muchas gracias por tu respuesta esta muy completa, una buena solución la de agregarle la palabra corporal a la resurrección de Cristo, y la publicación que me pasaste esta muy completa me gusto mucho y aprendí cosas que estos preteristas afirmaban ya que desconocía las diferentes aristas del movimiento mencionadas ahí y la verdad no había analizado tanto la consecuencias del preterismo total en cuanto a la resurrección de Cristo, te agradezco por sacar de tu tiempo para contestar mi pregunta, como un criterio personal yo no solo agregaría la palabra “corporal” a la resurrección de Cristo sino que también agregaría el siguiente punto: “Resurrección corporal de los creyentes e incrédulos” ya que como dice el articulo “La resurrección corporal del creyente está atada a la resurrección de Cristo” , como el escritor veo este punto importante por la misma razón que él lo vio cuando dice: “De la misma manera, si nosotros rechazamos la futura resurrección del creyente, estamos en realidad repudiando la histórica resurrección de Cristo”, no niego que el problema de la resurrección corporal del creyente sea tratado implícitamente al decir que la resurrección de Cristo es corporal, pero a criterio personal y por lo leído en el articulo del blog veo importante no solo enfatizar la resurrección corporal de Cristo sino también la del creyente ya que están muy relacionadas entre sí, nuevamente cito el blog recomendado sobre 1 Corintios 15:20-23 “la palabra “primicias” significa que el primer tamo es igual que los demás en la cosecha de la resurrección”.
        Muchas gracias por su tiempo

        Me gusta

      • Franklin, es cierto. Yo pensé ponerla, pero luego me olvidé. Creo que sí es importante ese punto, teniendo en cuenta la importancia de la resurrección. Solo que debemos recordar que algunos no estarán muertos en su venida y ellos no pasarían por resurrección sino que serán transformados, como el mismo Pablo lo decía: “No todos dormiremos; pero todos seremos transformados” Así que debemos considerar esa excepción.

        Me gusta

  3. ¡Hola Adrián! Me pareció muy interesante el post, y es verdad, pienso que no podemos llamar “hermanos” a cualquiera que niegue una de estas doctrinas esenciales, pero tampoco pienso que le daremos la espalda de buenas a primeras; antes, le declaramos la verdad descrita en las páginas de las Escrituras, como bien dices: “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” 2 Timoteo 2:24-26
    Además, hermano, pienso que doctrinas tan esenciales como la Trinidad o la salvación por fe en Cristo Jesús, así como la pronta venida del Señor y la infalibilidad de las Escrituras están entrelazadas entre sí, de modo que si se niega al menos Una de ellas, se tendrá que negar otra, y hacer piruetas para no negar las demás.
    Con las doctrinas secundarias como lo que es el bautismo, el orden eclesiástico local, y demás, puede existir diferencia entre hermanos, (pienso que la idea es que no las haya), pero a ellos sí se les podría llamar hermanos, puesto que no niegan doctrinas esenciales, bíblicas, primitivas, históricas y reformadas.

    Dios te continúe bendiciendo, y a ser como los hermanos de Berea, que se les alaba de esta manera: “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” Hechos 17:11

    Paz sobre ti y la iglesia

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario Gabriel. Por supuesto que procuraremos mostrar la verdad a quienes tienen diferencias, sobre todo con el fin de anunciar el verdadero evangelio y edificar a los santos. Originalmente quería escribir un post llamado “Como tratar con alguien doctrinalmente equivocado” pero mientras lo escribía me topé con la necesidad de escribir primero sobre las doctrinas esenciales y secundarias. Espero poder postear el otro próximamente. Bendiciones!

      Me gusta

  4. Rubén

    Notable.

    Bendiciones.

    Me gusta

  5. Franklin Rojas

    Existen personas que creen en la trinidad pero niegan que sea una doctrina esencial catalogándola como secundaria, por ejemplo: http://www.miapic.com/s%C3%AD-existen-doctrinas-esenciales-cristianas

    Tambien leí por ahí que Armando Alducin también niega que sea una doctrina esencial, no se si sera cierto ya que el vídeo donde lo decía parece haber sido borrado.

    ¿Que piensas?

    Me gusta

    • Estimado Franklin, vemos en la Escritura la salvación de Dios como una obra divina, por lo tanto, trinitaria. Yo puedo aceptar que alguien sea salvo sin comprender completamente la trinidad (al fin y al cabo ninguno la comprendemos totalmente) pero SI la aceptamos por fe como Escritural. Ahora pues, si alguien la niega, se opone a ella o duda de ella como verdad, entonces también debería dudar de la salvación propia, pues ese dios al que le atribuye su propia salvación sería diferente al que encontramos en la Biblia.

      Me gusta

      • Franklin Rojas

        Gracias Adrian, te comparto este comentario del Catecismo menor explicado de Westminster escrito por Ezequiel Lango Umalla: “Es interesante estudiar qué parte tiene cada una de las tres personas en la redención de los hombres. El Padre ejercitando su sublime amor que lo compromete a no dejar que sus criaturas se pierdan eternamente. Por su propia y soberana voluntad forma el plan y prepara todo para que éste se desarrolle y cumpla su fin, Juan 3:16); el Hijo, desciende al mundo, se toma un cuerpo humano. Y después de revelar al Padre por medio de sus palabras como por medio de su vida inmaculada muere en la cruz por los pecados de los hombres, ejecutando así el plan preparado por el Padre. (Juan 1:1~4; 1 Juan 1:7.); finalmente, el Espíritu Santo aplica al alma muerta en el pecado, la redención comprada por el Hijo al precio de su propia vida y obrando permanentemente en esa alma, la santifica restableciéndola a la imagen de Dios haciéndola así apta para vivir eternamente en los cielos, completándose así la participación de las tres divinas personas que produce la redención de los hombres. (Rom. 8:29-30). Por esto toda alabanza Y gloria y honor, sean al Dios Trino y Uno que vive y reina por siempre jamás.”
        Bendiciones

        Me gusta

  6. Pingback: Viviendo de las contiendas innecesarias | Un Comentarista Cristiano

  7. Pingback: No todos los Cristianos son Cristianos | No Hay Otro Evangelio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s