La Adoración Verdadera

En estos días que vivimos existe mucha confusión sobre el verdadero ARRODILLADO 1significado de la adoración. En muchas iglesias es conocido como un tiempo de canciones, una clase especial de música, experiencias emocionales fuertes o incluso místicas de cierta cercanía a Dios, etc. hasta se motiva a la gente a ser adoradores sin saber lo que esto implica y por falta de conocimiento se los lleva a una práctica distorsionada de la verdadera adoración.

La palabra hebrea para adoración tiene que ver con inclinarse, postrarse. De ahí que Dios manda en su ley que no debemos inclinarnos o postrarnos ante imágenes, pues sólo a Dios hay que adorar. La palabra griega que encontramos en el N.T. nos amplia el concepto relacionándolo al  servicio y al culto, tanto en la expresión privada como pública.

En términos generales podemos decir que la adoración es mucho más que un acto, es la actitud que está detrás de cada acto, particularmente aquellos donde somos conscientes de la presencia de Dios.

En San Juan 12:1-8 se relata la historia de María la hermana de Lázaro y Marta que ungió los pies de Jesús con un perfume muy costoso y los secó con sus cabellos. Este acto es una preciosa ilustración de la adoración verdadera y como a Dios le agrada. Jesús había enseñado que los verdaderos adoradores debía adorar en espíritu y en verdad, esa es la adoración que le agrada al Padre. Si es en espíritu es gobernada por el espíritu, no por lo físico o externo. Algunos pretenden dar rienda suelto a su cuerpo justificándolo como adoración, pero es no es espiritual, es carnal, es físico e incluso muchas veces es pecaminoso.

Cuando la adoración es en espíritu el espíritu gobierna al cuerpo. Empieza en el espíritu, en lo profundo del alma humana en búsqueda de Dios y se rinde en obediencia y devoción con santo temor, reconociendo lo sublime de Dios, humillándose ante su presencia, su santidad, su gran poder. La verdadera adoración lleva más a postrarse, a arrodillarse, a permanecer en reposo, a cerrar los ojos que a mover todo el cuerpo en forma descontrolada. No es tampoco una expresión de solemnidad fría y sin emociones; el ceremonialismo apático y superficial es muchas veces evidencia de hipocresía, de cumplir con un rito sin un corazón agradecido y sorprendido por la grandeza de Dios.

La adoración que es en verdad es conforme a la palabra de Dios. No puede ser contraria a ella sino estaría basada en una mentira y no sería adoración verdadera. Jesucristo es la verdad y su Palabra correctamente interpretada en dependencia del Espíritu Santo nos guía a toda verdad. La adoración que deja de lado el evangelio y la doctrina será sin duda una adoración incorrecta, un fuego extraño en la presencia de Dios, algo que él aborrece y rechaza de forma tan clara en las Escrituras. Con mucha razón el Señor Jesucristo reprochó la hipocresía de muchos diciendo: Este pueblo de labios me honra, pero en su corazón están lejos de mi.

La adoración verdadera contiene ciertos elementos que vemos en María en esa cena en Betania:

Amor: Un amor que brota hacia Cristo porque ha comprendido en alguna medida el amor de Cristo hacia uno.

Fe en Jesucristo como único medio de salvación y perdón de nuestros pecados para estar en paz con Dios.

Gratitud por la salvación y las bondades de Dios sobre nuestra vida.

Humildad al no considerar la adoración como algo digno de mérito sino mas bien un privilegio de su gracia. Se centra en Cristo y su gloria no en quien adora.

Entrega al rendir nuestras vidas por completo y sin reservas en servicio y obediencia a Dios.

Intimidad, cercanía profunda para conocerle más al saber que él nos conoce completamente y a pesar de eso nos da el privilegio de estar en su presencia.

La verdadera adoración es exclusiva de los creyentes, de los discípulos de Jesús. Quien no ha sido regenerado, quien no se ha arrepentido de sus pecados y confiado en Jesucristo como el Señor y Salvador nunca podrá adorar verdaderamente. Judas estuvo al lado del Señor por muchos años, pero nunca entendió ni practicó la verdadera adoración. Sólo por medio del nuevo nacimiento una persona puede ver el reino de Dios y entrar en él. Sólo aquellos a quien Cristo ha abierto los ojos para que salgan de las tinieblas a su luz admirable, sólo los que estuvieron muertos en delitos y pecados pero Dios le dio vida, sólo aquellos que eran incrédulos y rebeldes hijos de ira pero Dios les dio fe para creer en el evangelio y seguir al Salvador, sólo ellos pueden adorar en espíritu y en verdad.

¿Eres tu un verdadero adorador?

————————

© Por Adrián Passarelli. Verdadenamor  Este material es de libre reproducción y distribución, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta aquí.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Doctrina, Salvación, Vida Cristiana

2 Respuestas a “La Adoración Verdadera

  1. Rene

    Hola hno Adrian, Muy certero su articulo sobre un tema tan importante para nuestro entendimiento de quien es Dios y nuestra actitud en la adoración. Bendiciones

    Me gusta

  2. La palabra ‘praise’ su raiz es “shoot up” tirar para arriba, seria mi traducción. Excelente post. Para adelante, Adrian. Te sugiero que entres al grupo que inicie en Facebook, ‘Derrumbando Erudición sin investigación’.Estas mas que invitado. Perdón que la mayoría de literatura la leo en ingles. Cuidate!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s